La gastronomía japonesa es sin duda una experiencia inolvidable que se destaca por su variedad y su delicioso sabor, así como la frescura en los ingredientes, la técnica del corte, la manera de preparar las carnes, los pescados, mariscos, las verduras, todo debe coincidir para formar una combinación de colores y sabores.

Ahora, cuando deseas preparar algún plato en tu casa, y en especial el Sushi, debes conocer que el secreto reside en el arroz, y en la forma de prepararlo.

¿Te has preguntado cómo hacerlo y que te quede estupendo? Descuida, toma nota, te diré algunos trucos…

Primero que nada, debes conseguir un tipo de arroz de grano redondo y corto, glutinoso o pegajoso, muy cremoso, preferiblemente de la variedad japónica.

¡Despreocúpate! lo puedes conseguir en las tiendas orientales de alimentación y vienen en las marcas Minori y Nishiki.

Para prepararlo primero que nada debes lavar el arroz previamente antes de cocinarlo, enjuagarlo varias veces removiéndolo, frotándolo muy bien hasta que el agua esté limpia, es decir, que desaparezca el almidón del arroz.

Luego, mezcla  el arroz con agua fresca, sin aceite ni sal y déjalo reposar por 30 minutos en una olla para airearlo; Tápalo y llévalo a ebullición a fuego alto, después por 8-10 minutos a fuego lento; apágalo y mantenlo  tapado durante 15 minutos mas, déjalo reposar sin destapar.

¡Te recomiendo usar una olla con tapa de cristal o vidrio para poder controlar todo el proceso, ya que no debes quitar la tapa mientras se termina de hacer!

Una vez que se enfríe déjalo destapado a temperatura ambiente, por lo que, dicha elaboración se conoce en japonés como sumeshi que significa todo el proceso de lavado y de cocción de nuestro arroz y gohan, nuestro arroz hervido.

Seguidamente, puedes proceder a aderezar con vinagre de arroz especial para sushi o sushi-zu, el cual lleva el azúcar y la sal necesarios. Importante porque le otorga al arroz ese sabor tan característico y forma parte del éxito de un buen arroz.

En caso que no lo poseas puedes prepararlo tu mismo,  mezclando en caliente tres partes de vinagre blanco con una parte de agua, una cucharada de sal y una de azúcar, remueves muy bien y lo dejas enfriar antes de mezclar con el arroz.

¡Recuerda que no hay una proporción exacta para elaborar este vinagre de sushi!

Todo va a depender de lo que vas a usar para preparar el Sushi, ya sea pescado crudo menos azúcar y en caso de pescado ahumado, huevos o verduras, más azúcar, es decir un arroz más dulce. ¡Es cuestión de ir probando!

Por fin, como todo un ritual, debes unir el arroz y el aderezo para obtener el sushi-meshi o arroz de sushi,  lo extiendes sobre una bandeja plana o tabla de madera o hangiri y con una paleta de madera o shamoji  lo vas esparciendo, para que termine de enfriarse, moviéndolo de un lado para el otro en forma de una onda muy suave.

También, puedes usar un abanico o uchiwa durante un buen rato, para que el arroz adquiera ese brillo tan especial y se enfríe totalmente, preferiblemente a una temperatura de 36 ºC.

Finalmente, debes cubrirlo con un paño húmedo o fukin y lo dejas a temperatura ambiente, ¡cuidado con meterlo en la nevera!

Recuerda que por cada taza de arroz o 200 gramos, nos saldrán unos cuatro rollos de Maki, y una vez que obtengas el arroz, debes pensar con qué y cómo lo vas a acompañar.

Una de las técnicas básicas que puedes aplicar son las más conocidas como el Maki Sushi o Sushi en rollo y el Nigiri Sushi, como se aprecian a continuación, cada una de ellas con ingredientes distintos como pescado, verduras. ¡Disfrútalos!

Deja un comentario